EL JUEGO DE LA LUNA

EL JUEGO DE LA LUNA

MUNUERA, JOSÉ LUIS / BONET, ENRIQUE

21,00 €
IVA incluido
Disponible en 2 semanas
Editorial:
ASTIBERRI
Año de edición:
2011
ISBN:
978-84-92769-17-9
Páginas:
136
Encuadernación:
Cartoné
21,00 €
IVA incluido
Disponible en 2 semanas

José Luis Munuera, un dibujante de éxito internacional que ya había mostrado su genialidad en prestigiosas series como 'Spirou' a lo largo de cuatro álbumes, y Enrique Bonet, un contrastado guionista e ilustrador que trabaja tanto en el ámbito nacional como para el extranjero, han unido esfuerzos creativos impulsados por una amistad compartida de muchos años para convertir 'El juego de la luna' en un relato fantástico, negro y fascinante, una obra tierna y crepuscular.

En 136 páginas divididas en dos actos, 'El juego de la luna' despliega los encantos conjugados de un mundo onírico, del relato iniciático y de la aventura, que toman cuerpo en Aldea, un pueblo impregnado de leyendas y supersticiones. El blanco y negro trabajado a la aguada, salpicada de sugerentes tonos rojos a lo largo de parte de sus páginas, sirve de maravilla a este relato intemporal, que se mueve también en un ambiente brumoso propio a las ensoñaciones, pero también a los peligros...

Y es que Aldea es un espacio inventado, un lugar inexistente en el que el tiempo parece haberse detenido. Un mundo perdido y casi inexpugnable, anclado en su propia historia, ajeno al progreso y a los avances tecnológicos, que no ha abandonado los modos de vida de la sociedad rural tradicional. Un mundo premoderno, en el que el pensamiento racionalista no ha llegado a asentarse y en el que la magia, la leyenda y la tradición explican el mundo tanto como el sufrimiento diario y la lucha por la supervivencia.

La gestación de 'El juego de la luna' había comenzado 13 años antes en las habituales charlas de bares y cafeterías, que acabaron tomando forma en un tebeo de 24 páginas que Enrique Bonet realizó y autoeditó en 1995, con una tirada muy pequeña repartida entre amigos, editores y aficionados que se lo pidieron. Uno de esos amigos era José Luis Munuera.

Reseña de la editorial