Quiénes somos

¡Libros, libros, libros, libros!

Tenemos cientos, miles, y lo mejor es que sabemos cómo se llaman y de qué van. Así que puedes venir, o llamarnos, o escribirnos, y te contamos qué te puede interesar para tu biblioteca. Tú cuéntanos qué necesitas y nosotras te sorprendemos, que es a lo que dedicamos las mañanas y las tardes. O a intentarlo por lo menos, ¡pero es que se publica cada cosa bonita que no es difícil dejar boquiabiertos y boquiabiertas!

 

Cinco años ya y pico llevamos en esto: básicamente y resumido muy resumido: regalamos historias. Unas están ilustradas, otras miden más de cincuenta centímetros, otras tienen papel vegetal, otras están suspendidas y como a la espera… Sean como sean, siempre tienen algo muy grande escondido, detrás de las tapas multicolor o negras como el carbón de lo más al fondo de la mina (que de todo hay).

 

Las historias no tienen edad, pero sí tenemos que decir que las criaturas que entran en nuestro espacio -que a veces es un bosque, otras un dormitorio, otras el polo norte… ya verás- son gente que tiene años y meses y días. ¿Hay lectores de un año en vuestra librería? Hay. ¿Hay lectoras de doce años? Las hay. Pero no habrá lectores de noventa años en Chundarata, ¿no? Pues sí, también los hay. Aquí caben todos porque hay de todo.

 

Chundarata es un nombre que suena a fiesta y a divertimento, ¿no os parece? Decidla en voz alta, cogiendo carrerilla y manteniendo la respiración en la primera parte, para explotar luego con las aes  todas juntas: ¡Chunnnnn-darata! Pero bueno, eso nos los han dicho luego: si nos centramos en lo original, Chundarata es una gata de un cuento, que...